sábado, noviembre 05, 2005

Antilogia

La complicidad de los sueños
percibo angustias
el si, a mis pesadillas
me estorba la piel
ya no me muevo
me cai del mundo
mientras el dolor se ahoga en mis cicatrices
y las fauces del vacio
pudren mis intentos
incoherente deseo
de ser
locura de mi pena
a un cuelgo de mi rostro
cuando el mito deja la fe
en la trivial banalidad
y los ojos ciegos
que ya no recuerdan
como imputar el pasado
y sin embargo te observo
aunque digan que ya no existo.
Publicar un comentario