jueves, julio 14, 2011

Cuando duele la memoria

Mi sangre a un no se coagula
a pesar de que no deja
de escurrir entre mi cráneo.
Ya no puedo mover mis brazos
mis dedos acarician la herida

y este olor a silencio me atrofia.
En mi cerebro hay una esquirla
invisible
que me acaricia
veo una oscura luz
que se intenta apagar
un espacio intranquilo
que revive y colapsa
que me traspasa y vive.

la humedad se vierte

mientras ustedes leen indiferentes.
Publicar un comentario